EXU NO ES EL DIABLO!!!

Exu no es el Diablo Traducido de Jornal Umbanda Hoje – Río de Janeiro Lamentable. Profundamente lamentable. Esta es una de las expresiones que mas pasan por la mente de los verdaderos y estudiosos umbandistas que, al recorrer algunos terreros, verifican cuán distorsionado es el concepto sobre la figura de los Exus, espíritus mal comprendidos, pero que, a pesar de todo, continúan contribuyendo eficazmente para los trabajos de Umbanda. Antes de disertar sobre estos humildes trabajadores espirituales, que no miden esfuerzos para disminuir el sufrimiento humano, se hace necesario buscar la etimología (origen) del nombre Exu, asunto que ha encontrado vasto campo de discusiones. Básicamente existren tres corrientes de pensamiento o doctrinarias, que intentan explicar de dónde viene el vocablo Exu. La primer corriente afirma que la palabra sería una corruptela o distorsión de los nombres: Esseiá / Essuiá, significando lado opuesto u otro lado del márgen, nomenclatura dada a espíritus desgarrados que fueran arreados para Lemúria, continente que habría existido en el planeta Tierra. A segunda corriente asevera que el nombre Exu seria una variante del término Yrshu, nombre del hijo mas joven del emperador Ugra, en la Índia antigua. Yrshu, aspirando al poder, rebelóse contra las enseñanzas y preceptos preconizados por los Magos Blancos del imperio. Fue totalmente dominado y desterrado con sus seguidores del territorio indiano. De ahí derivó la relación Yrshu / Exu, como sinónimo de pueblo desterrado, expatriado. La tercera corriente afirma que el nombre Exu, es de origen africano y quiere decir Esfera. Nótese que entre los hebreos encontramos el término Exud, originario del sánscrito, significando también; pueblo desterrado. Aún hoy, a pesar de los esfuerzos apuntados a un mayor estudio en el medio umbandista, los Exus son tenidos, por aquellos que desconocen sus orígenes y atribuciones, como la personificación individualizada del mal, el diablo incorporado. Tal imagen es fruto de malas interpretaciones dadas por personas que, no teniendo la debida cautela en apreciar hechos y objetos de culto, pasaron a conferir a los Exus, el título de mensajeros de las tinieblas. En África, en los cultos nativos, el Exu, entonces orixá mensajero, era ligado al elemento fuego, lo que para las doctrinas judeo-cristianas era y es, la herramienta del diablo para hacer arder las almas pecadoras en el infierno, siendo asimilado por esto a lúcifer. Sus representaciones eran en formas de falos, significando la energía, la reproducción, el nacer de nuevo, la continuidad. Viajantes que por aquel continente pasaban, encontrándose con tal cuadro, vincularon a los Exus a divindades de la perdición sexual, de las orgías, atributo conferido a satanás. Esta imagen peyorativa de Exu-Orixá fue erróneamente absorvida y difundida por algunos umbandistas, sobretodo aquellos que tuvieron pasajes por cultos africanistas, lo que hizo que una gama de espíritus de cierta evolución, que vinieran a la Umbanda a desempeñar funciones más tierra a tierra, fuesen equiparados a falanjeros del mal, siendo hasta hoy simbolizados por figuras grotescas, con cuernos, rabos, pies de cabro, tridentes, siendo tal imagen del mal, perteneciente a otros segmentos religiosos. En realidad los Exus constituyen una notable falange de abnegados espíritus combatientes de nuestra Umbanda. Son jerárquicamente organizados y realizan tareas atinentes a su faja vibratoria. Son los elementos de ejecución y auxiliares de los Orixás, Guias y Protectores, teniendo, entre otras tareas, la de ser los centinelas de las casas de Umbanda, la de policia de bajo astral y de anular trabajos de baia magia. Al contrario de lo que piensan algunos, tienen noción exacta del Bien y del Mal. Son justos, ayudando a cada uno seguiendo ordenes superiores y merecimiento de aquél que pide auxílio. Son los Exus que frenan las acciones malévolas delos obsesores que atormentan los humanos en el día a día. Son los vigilantes ostensivos, la tropa de choque que está alerta contra los kiumbas, prendiéndolos y encaminándolos a las Colonias de Regeneración o Prisiones Astrales. En algunas ocasiones bajan en templos de Umbanda, o mismo en templos de otras religiones, espíritus que revolucionan el ambiente, promoviendo espectáculos circenses, burlas, y comportándose de manera poco elegante para con los presentes, cachándolos, y profiriendo palabras de baja calaña. Comportamientos como estos no deben ser imputados a los Exus, y sí a los Kiumbas, espíritus moralmente atrofiados y que aún no comprendieron la inmutable Lei de Evolución, apegados que están a los vicios, deseos y sentimientos humanos. Los Kiumbas, para penetrar en los terreiros, fingen ser Caboclos, Pretos-Velhos, Exus, Crianças etc., cabiendo al Guia-Jefe de la Casa, estar siempre vigilante ante determinadas conductas, como palabrotas, exhibiciones indecentes, amenazas, etc. Otro aspecto importante que merece ser citado, habla respecto a algunos «médiuns» infiltrados en el Movimiento Umbandista. Alejados de las cualidades nobles que el ser humano necesita buscar para su progreso espiritual, contaminan y desarmonisan los lugares de trabajos espirituales. Intentan impresionar a los menos esclarecidos con bromas, malabarismos y convites inmorales, encharcados de aguardente. «Desincorporados», atribuyen al os Exus y Exus Bombogiras (polo femenino) tales comportamientos.Hechos como estos son muestras de personas sin escrúpulos, moral o ética, personas perniciosas, Malos caracteres, aprovechan la imagen distorcionada de Exu, para exteriorizar su verdadero «yo». Este tipo de «médiuns» no raras veces acaba cayendo en el ridículo, quedan desacreditados, dando margen, siguiendo la Lei de Afinidades, a aproximación y posterior tormento por parte de los obsesores. Los Exus son espíritus que, como nosotros, buscan la evolución, la elevación, empeñándose lo mas que pueden, para aplicar las directrices trazadas por el Maestro Jesús. És bien cierto que en su estadio jerárquico inicial los Exus todavía tienen un comportamiento a veces instable, cabiendo a los verdaderos umbandistas, el deber de no dejar que se desvirtúen de su avance espiritual. Sin embargo, nada hay que justifique el ser rotulados de criaturas fantasmagóricas, horrendas y repugnantes. Fantamagóricos, horrendos y repugnantes son aquellos que difunden esta visión de Exu, haciendo que los iniciantes del culto, estén temerosos cuando un Exu se manifiesta. Aquellos sí son kiumbas encarnados, que van en contra de la religión, promoviendo el terror, la oscuridad, el conflicto, la confusión. Disminuyen a los Exus a la condición de espíritus interesados, astutos y crueles; que son malos para unos y buenos para otros, dependiendo de los agrados o presentes que reciban; de moral dudosa, fumando los mejores habanos e bebiendo los mejores whiskies. A que punto puede llegar la ignorancia humana, en visualizar estos seres espirituales, como meros negociantes ilícitos, haciendo de los terreiros, escenario de negocios, en total disonancia con el buen sentido y la Ley Suprema. Exu no es marioneta. Exu no es el diablo. Exu es símbolo de dinamismo, aperfeccionamiento espiritual constante. Salve os Compadres ! Salve as Comadres ! Laroyê Exu !!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada